Asesoramiento para comprar un piano nuevo o de segunda mano

♦ Servicio técnico, personal shopper – Asesoramiento para comprar o vender un piano

Os podemos asesorar para la compra de un piano de un particular o de una tienda, tanto en pianos nuevos como usados. También os podemos asesorar para el alquiler de pianos de empresas especializadas. Y para la venta y tasación de su piano.

Nos encantan los pianos y nos gusta buscarles un nuevo hogar. Por eso podemos buscarle diferentes opciones de compra dentro del presupuesto que tengan, pianos que funcionen perfectamente y se seleccionan las mejores opciones, con el sonido más adecuado. Una vez seleccionados, se visitan y se revisan exhaustivamente. Por último hacemos el transporte y la puesta a punto. Se trata de un servicio personalizado

Si van a comprar un piano usado y no saben qué hay que mirar, podemos acompañarlos para la inspección y comentar todos los aspectos: Comprobar el funcionamiento, la pulsación y el sonido.

Es un servicio especialmente dirigido a la compra del primer piano y que no tengan experiencia, para padres que van a comprar un piano porque su hijo empieza a tocar, para pianistas que pasan de un digital a un acústico y no conocen las diferentes opciones, pianos con características especiales (de sonido, de pulsación, de aspecto exterior,…), pianos para un presupuesto definido y que sea la mejor opción, pianos para lugares especiales como hoteles, salas,…

La ventaja de comprar con un asesor respecto a comprar directamente a un particular es que se tiene un punto de vista experto, los particulares suelen vender pianos desafinados y desregulados que pueden crear confusión sobre su estado de si están en buenas condiciones o no.

La ventaja de comprar con un asesor respecto a la tienda, es que al comprar a particulares los precios son más bajos y negociables, y por tanto se pueden conseguir mejores pianos con la seguridad de que se pueden poner en un estado óptimo.

En caso de que no puedan desplazarse para probar un piano que les interese, podemos hacerles un informe con todos los detalles:
• El tipo de sonido del piano y el grado de dureza de la pulsación. Si tiene ruidos o están desregulados y si tienen solución sin problemas.
• Comprobación de las clavijas, las cuerdas, los martillos, el desgaste de los fieltros, el estado de los ejes y la nivelación y peso del teclado. Comprobación de los pedales. Comprobación de la tabla armónica, del puente y del clavijero.
• Un análisis del precio en función del piano, su estado y su edad.
• Acompañamos el informe con imágenes y vídeo (sonido de alta calidad del piano).

Qué piano comprar nuevo o segunda mano

♦ Piano acústico o digital

Si se busca un piano, para empezar hay que tomar la decisión de comprar uno vertical, uno de cola o uno electrónico-digital. También se debe decidir si se quiere un piano nuevo o de segunda mano. Y si se decide por uno de segunda mano se debe decidir si se quiere un piano de un particular o un piano revisado de una tienda. El proceso de compra de un piano lleva a pensar en varias opciones, marcas y modelos, sobretodo según el presupuesto y el espacio disponible, o la finalidad de ese piano.
• Un piano acústico nuevo puede costar desde 3.000€ un vertical de estudio económico, a 200.000€ los pianos gran cola de concierto de los mejores auditorios.
• En el mercado de segunda mano se venden pianos diversos, desde pianos antiguos que su valor es 0, a pianos prácticamente nuevos a buen precio. Un piano acústico bien tratado aguanta perfectamente 40 años, incluso más, pero como depende del trato que haya recibido, siempre es más seguro mirar pianos lo más nuevos posible, comprobar su funcionamiento o ir acompañado de un técnico.
• De pianos electrónicos (nuevos, con tecla contrapesada y de marca conocida) se pueden encontrar desde 600€ los más sencillos a pianos electrónicos híbridos que llegan a los 15.000€ el modelo más caro. La segunda mano de los pianos electrónicos no suele ser recomendable, la vida útil de un piano electrónico es más corta que la de uno acústico y las reparaciones son más difíciles, pero si el presupuesto es muy limitado puede ser una opción.

Tanto se puede empezar a practicar seriamente con un piano acústico como con uno digital y disfrutar mientras se toca. Actualmente hay pianos digitales con buena pulsación y sonido. Aunque a veces el paso de un tipo de piano a otro (de digital a acústico) no es directo y causa dificultad, por el tacto y la manera en que se produce el sonido. Por eso, en caso de hacer estudios reglados de piano clásico, para el grado elemental ya se recomienda empezar con un piano acústico directamente. Para el grado profesional se necesita un acústico vertical, o incluso uno de cola si hay previsión de hacer el grado superior y se tiene presupuesto y espacio para uno. Y para el grado superior de interpretación se necesita un piano de cola.

Los pianos digitales tienen muchas ventajas: poder tocar de noche, variar el volumen de salida, grabarse fácilmente, utilizar diferentes sonidos, no necesitan ser afinados y normalmente tienen un peso bajo que permite moverlos sin problema (aunque los digitales de calidad pesan igual que uno acústico). Es importante coger un piano digital con tecla contrapesada y que tenga un sonido de piano que guste (o saber utilizar vst’s), también es importante tener unos buenos auriculares o unos buenos altavoces si los del teclado no lo son.
Actualmente para practicar el piano son instrumentos totalmente válidos sobretodo si no es para estudios reglados, y si no se viene de tocar con pianos acústicos porque la sensación por comparación es mucho menos musical en los digitales.

Las ventajas del acústico es que produce un sonido real, son cuerdas vibrando que transmiten la vibración a una tabla armónica de madera que es extensa, que hace vibrar todo el piano incluidas las teclas y los pedales. El sonido del piano acústico es envolvente y se nota en todo el cuerpo, no solo en los oídos. Dicho de otra manera, los digitales son imitaciones del acústico, que pueden ser muy buenas imitaciones y con muchas mejoras en otros aspectos eso sí, pero si se está acostumbrado a tocar en uno acústico las diferencias son muy evidentes y las sensaciones son otras.
Además los pianos verticales tienen una vida larga (fácilmente más de 40 años) mucho mayor que los pianos digitales (no suele llegar a los 10 años en perfecto estado).

Por último, se puede conseguir una combinación de ambos en un piano acústico instalando un sistema Silent en el piano. Este sistema permite tocar en modo acústico si se quiere y también permite parar el sonido acústico del piano y que haya una electrónica que saca un sonido digital solamente por auriculares o altavoces externos. Básicamente son unos sensores debajo de las teclas y pedales que sirven para poder tener un piano de sonido digital con las teclas del piano acústico. Aún así, con el Silent en modo digital, la pulsación no es la del piano acústico, como funciona con sensores debajo de la teclas (en vez de un martillo que golpea las cuerdas) y el sonido sale por auriculares (en vez de una tabla armónica de madera que hace vibrar todo el piano) la experiencia es como la de tocar un digital.
Y además, las ventajas del poco peso y movilidad de un piano digital son aspectos importantes a tener en cuenta que el acústico+silent no tiene. Por lo que si se tiene suficiente espacio, yo veo más recomendable tener un acústico y un digital a parte, que no instalar un Silent en el acústico, que además su vida útil es menor que el piano acústico donde va instalado, y se deja el piano acústico sin cables ni consolas dentro. Y el precio de instalar un Silent es elevado, con ese presupuesto hay diversas opciones en los pianos digitales.

♦ Piano acústico vertical o de cola

Elegir entre un piano acústico vertical o uno de cola debería ser fácil. Los pianos verticales ocupan menos espacio, encajan en paredes y esquinas, y tienen un coste menor, a cambio no son tan elegantes e impresionantes como un piano de cola. Por otro lado, los pianos de cola tienen las teclas más largas que los verticales, y la mecánica es diferente (la posición del martillo es diferente lo que conlleva un equilibrio de pesos mejor, la repetición de notas es más rápida por el doble escape y los apagadores son más efectivos por su tamaño y por su posición contra las cuerdas) por lo que hay un mayor control de la intensidad y la sensibilidad es mayor. Y por último, la proyección del sonido del piano de cola es mejor por tener la tabla de resonancia horizontal y con una tapa que se puede abrir.

Comprar un piano vertical o uno de cola

Hay diferentes tamaños de pianos verticales y de cola (en los verticales por altura y en los de cola por su longitud). En ambos, cuando el tamaño es mayor las cuerdas son más largas en las secciones graves y medios, y el sonido suele ser más consonante, también favorecido por una tabla de resonancia mayor y por un golpeo de los martillos en el sitio más adecuado de la cuerda. Además, en los pianos de mayor tamaño las teclas también suelen ser más largas, con lo que hay mayor control de la expresividad.
La clasificación por tamaños de los pianos es la siguiente:

Pianos verticales (por altura):
• Espineta hasta 100 cm
• Consola de 100 a 110 cm
• De estudio de 110 a 120 cm
• Profesional de 120 a 130 cm
• Grandes a partir de 130 cm

Pianos de cola (por largo):
• Baby grand o Mignon hasta 130 cm
• Cuarto de cola de 130 a 190 cm
• Media cola de 190 a 225 cm
• Tres cuartos de cola de 225 hasta 255 cm
• Gran cola o de concierto a partir de 255 cm

De un piano acústico a otro hay diferencias que saltan a primera vista como el aspecto exterior, pero también hay otras diferencias que no son tan evidentes. Prácticamente todos los pianos tienen 88 notas, son negro brillante o con un acabado de madera y tienen 3 pedales, como a simple vista no se ven muchas diferencias puede hacer que el comprador se pierda entre las diferentes marcas, modelos y precios. Pero hay diferencias de parámetros técnicos y de diseño que acaban haciendo que suenen y que tengan un tacto diferente. El precio del piano va ligado a su calidad, lógicamente, a mejor calidad de los materiales, y que éstos estén mejor ensamblados, que haya mejores controles de calidad, una mejor regulación y entonación del piano, al final hace que la calidad del piano sea mayor y su vida útil sea más larga.

♦ Piano acústico nuevo o de segunda mano

Hay varios motivos para valorar la compra de un piano de segunda mano. Desde mirar pianos económicos, pianos que para un presupuesto dado tengan más calidad que un piano nuevo de ese precio, o modelos de pianos que ya no existen nuevos.

En los pianos hay cierta variedad de sonido (algunos son más brillantes y otros más dulces, hay pianos con más dinámica y variedad de intensidad, hay matices, y hay diferentes contrastes entre graves y agudos por tono e intensidad), en parte se debe al diseño del piano: Empezando por el grosor y tensión de las cuerdas, siguiendo por la fuerza de golpeo, peso, forma y densidad de los martillos, y acabando por la ligereza de movimiento de los ejes del mecanismo y de la presión necesaria para bajar las teclas. Evidentemente hay unos estándares y los pianos nuevos (o de segunda mano en buen estado) no tienen grandes diferencias en esos parámetros de unos a otros, aunque se pueden apreciar sin dificultad los diferentes sonidos.
Cuando un piano es de segunda mano, los fieltros pueden haber tenido un cierto desgaste y las cuerdas tener un poco de oxidación y el tipo de sonido se puede ver afectado, normalmente los pianos nuevos son más brillantes y suenan con más intensidad. Aún así, si el piano usado está en buen estado, haciéndole una regulación y una adecuación de los martillos se puede recuperar el brillo inicial, pero normalmente el sonido dulce y redondo es más apreciado. También puede ser que el piano usado tenga la lana de los martillos comprimida o un poco seca haciendo un sonido brillante y seco, es fácil entonarlos para bajarles el brillo y que suenen más dulces.
Los pianos de segunda mano, que han estado en buenas condiciones ambientales, no han tenido un uso excesivo y han tenido un buen trato en general, aunque pasen los años pueden estar muy nuevos de mecánica y sonido. Especialmente los pianos de buena calidad se deterioran lentamente porque tienen materiales de mayor calidad y mejor ensamblados. En algunos casos, podemos encontrar un sonido que nos guste más en un piano usado bien afinado, regulado y entonado que en un piano nuevo.

Para la compra o venta de un piano usado es importante saber la marca, el modelo y el año de fabricación (se puede obtener con el número de serie del piano), así podremos saber su precio aproximado. De entrada solo se tienen en cuenta los pianos en buen estado (sino se debe descontar el precio de las reparaciones o de la restauración). Para tasarlo se necesita saber el precio actual de ese modelo o de un modelo similar. Aunque el vendedor puede poner el precio que quiera a su piano, pero si es demasiado alto tardará más en venderlo y tendrá menos interesados. La siguiente tabla muestra la depreciación de los pianos con los años:

Tabla de la depreciación del valor del piano

Dentro del mercado de segunda mano hay vendedores particulares y tiendas profesionales como por ejemplo La casa dels pianos. Los pianos que están en tiendas en principio están revisados, y algunos incluso han sido renovados o restaurados (por ejemplo cambiando o adecuando los fieltros, cambiando cuerdas y clavijas, reparando y puliendo el lacado exterior,…).

Los pianos de las tiendas tienen un precio mayor que el de un particular, aunque posiblemente incluyan todos los extras que también tienen los pianos nuevos:
• Años de garantía
• Transporte incluido
• Que se pueda pagar a plazos, que en caso de no gustar se pueda cambiar por un modelo superior o que sea un alquiler con opción a compra
• Que dispongan de extras como instalar un Silent piano
• Contratar un servicio de mantenimiento
Pero también se paga el margen de la tienda, los impuestos, la puesta a punto del piano en la tienda, el espacio que ocupa en el taller y la tienda,… que un particular no tiene esos gastos y por eso se encuentran pianos más baratos de particulares y con un precio negociable.

En la compra de un piano usado (aunque también para un piano nuevo) se recomienda probarlo para verificar que todo funciona correctamente y el sonido es de su gusto. Se debe probar especialmente si se compra a un particular, porque no hay ninguna garantía una vez hecha la compra. En caso de que no tengan conocimientos es importante que les acompañe un técnico.

Para saber el año de fabricación de su piano hay diversas páginas de internet, por ejemplo:
Encuentre el año de fabricación de su piano
Se pueden encontrar más páginas por ejemplo poniendo en google la marca del piano, ‘serial’ y ‘year’. También hay foros de pianos que pueden contestar las dudas.

Para saber el precio de pianos nuevos se pueden consultar páginas de tiendas de piano que tengan los precios públicos. También hay páginas de internet con catálogos de modelos y precios sugeridos. Por ejemplo estas dos páginas:
Precios sugeridos por los fabricantes para pianos nuevos 1
Precios sugeridos por los fabricantes para pianos nuevos 2

Para saber el precio de pianos de segunda mano va bien comparar con otros pianos que estén a la venta, por ejemplo en la página web de milanuncios, o en la app para móvil de wallapop. Teniendo en cuenta que también cuenta el lugar de venta, la antigüedad del piano, el estado en que se encuentre, la prisa o urgencia en vender,…

Asesoramiento para la compra, venta o alquiler de pianos

♦ ¿Debe probarse el piano antes de la compra?

Un piano acústico es un producto de los más caros que estarán en su casa. Y además por su tamaño seguramente ocupe un lugar privilegiado de la sala o alguna habitación. Aunque el comprador no tenga conocimientos de pianos es útil verlo y probarlo. Para tener más confianza se puede ir acompañado de un técnico al que deberá pagar lo acordado.

Primero hay que comprobar que el piano tenga un aspecto exterior correcto, que indicará si ha estado bien cuidado y si se ha llevado golpes o no. Luego hay que mirar que las teclas estén alineadas y separadas entre sí de manera igual, que se hundan todas igual (que sea uniforme para todo el teclado) y que no haya un exceso de ruidos, aunque todo esto se puede corregir. Vale la pena comprobar el funcionamiento de los pedales, especialmente el pedal de resonancia (el de la derecha) que levante todos los apagadores de manera uniforme y no tenga un ruido excesivo, aunque se puede corregir. Sería recomendable abrir el piano para verificar que esté relativamente limpio (indica si ha tenido un mantenimiento en los últimos años), que tenga todas las cuerdas y no estén muy oxidadas, que las clavijas estén en buen estado, y que los martillos no estén muy desgastados. También está bien verificar el estado del clavijero y del puente. Si el piano está afinado se puede juzgar el tipo de sonido, aunque el sonido depende de la sala en que se encuentre (si es más o menos reflejante) y los martillos se pueden entonar. Por último, en pianos antiguos se puede comprobar que la tabla armónica no tenga fisuras. Si vamos acompañados de un técnico se le puede preguntar qué tipo de reparación o puesta a punto necesita el piano y qué coste tendría. Lo ideal sería que el vendedor enseñara el piano afinado y revisado, desafortunadamente muchas veces no es así, y eso repercute a la baja en el precio.

Para un piano de tienda (nuevo, revisado o renovado) se puede entender una compra sin probarlo. En este punto es importante tener en cuenta que el sonido de un piano depende del tamaño y distribución de la habitación donde se encuentre, suena diferente de una casa a otra, y especialmente de la sala de una tienda grande a una casa, por lo que el gusto por el sonido no es algo tan definitivo como pueda parecer cuando se está probando, aunque es recomendable escoger un piano que te transmita algo más que los demás. También si el piano está recién afinado dará una sensación de sonido limpio y brillante que otro que lleve más sin afinar no dará, y también influirá el tipo de afinación que tenga. Además, una vez en casa el piano puede ser entonado con lo que se le puede cambiar el timbre, especialmente si se le quiere quitar brillo. En cuanto a la mecánica del piano, tiene unos estándares por lo que si se vende en tienda se supone que está en perfecto estado y además tiene garantía. También es remarcable que un piano vendido por una tienda profesional se puede cambiar por un modelo superior si no se está satisfecho, y que algunas tiendas ofrecen un alquiler con opción a compra pasado un tiempo.

En un piano de segunda mano de un particular sí que es necesario probarlo, para empezar porque no hay garantía y debe comprobarse el funcionamiento y el sonido. Hay que ver al vendedor y entenderse, sentarse al piano y probar todo, y sentirse cómodo con la compra de ese piano. Así que las compras por internet a larga distancia a particulares deben descartarse o desplazarse para ver el piano o contratar a un técnico que le dé confianza, y sobre todo hay que evitar timos en ofertas de particulares de otros países. Y en compras a corta distancia también vale la pena hacer el contacto con la persona que lo vende y procurar que haya confianza tanto por el vendedor como por parte del comprador.

♦ ¿Qué pianos buscar?

Un piano antiguo sin restaurar es muy probable que no nos proporcione las condiciones mínimas para el estudio. También hay pianos más recientes de mala fabricación que son evitables a pesar del bajo precio de venta (por ejemplo la mayoría de los soviéticos de los años 1970-1980, o muchos de los chinos de hace unos años). También será evitable un piano más nuevo que se le ha dado un mal trato o se ha dejado “aparcado” en un lugar inadecuado.

Personalmente, si se busca un piano y no se tiene conocimientos, no miraría pianos con más de 40 años (y a ser posible muchos menos) de marcas con los nombres más estándar o de alta gama y que estén en estado óptimo. Hay alguna excepción de pianos con más de 40 años que se han conservado muy bien. Los pianos antiguos que tienen valor por su marca y fabricación es mejor dejarlos para un restaurador profesional.

Los pianos restaurados deben verse con un técnico para inspeccionar que esté todo bien y que no haya algún defecto que impida practicar de manera normal. Los pianos que necesiten alguna reparación también es mejor verlos acompañados de un técnico para que dé la opinión y el coste de esa reparación.

Es mejor buscar pianos en buen estado, sin fallos y afinados, aunque haya que volver a afinarlos una vez hecha la compra y el traslado. Que el piano esté afinado va bien para probarlo y saber realmente cómo suena, porque un piano afinado suena más limpio y las notas, intervalos y acordes suenan más consonantes entre sí.

Lógicamente, los pianos que más aparecen de segunda mano son los que más se han vendido en años anteriores, tanto verticales como de cola. Los pianos más abundantes son pianos verticales que eran asequibles, normalmente de tamaño más bien pequeño.

 Afinador pianos web - Asesoramiento compra venta piano

♦ Presupuesto

Y por último, como orientación para presupuestos y el nombre de algunas marcas, a grosso modo (escrito en 2016):

De 0 a 1.000 euros.
· Una opción son los pianos digitales nuevos, los modelos más básicos con tecla contrapesada empiezan a partir de 600€. A mayores precios tienen mejores prestaciones de pulsación y de sonidos. Hay pianos digitales más caros que los de este rango (los hay incluso por 15.000€) que tendrán mejores sonidos, mejor pulsación y mejores altavoces, aunque también aumentarán su peso. Tienen salida para auriculares o altavoces, puede que tengan salida jack, y salida midi. Las marcas a mirar para pianos digitales básicamente son Yamaha, Kawai, Casio y Roland. La segunda mano de pianos digitales hay que ir con cuidado.
· Piano verticales antiguos o en mal estado que no valen para el estudio diario y no son recomendables para empezar a tocar el piano, tienen un valor de 0€ o muy bajo (hay muchas marcas de estos pianos, muchos son fabricados en Barcelona entre 1890 y 1930, por ejemplo Chassaigne Freres es de la que hay más, pero también hay pianos de otras zonas españolas y de otros países normalmente franceses, alemanes y alguno americano). El transporte, la restauración y la puesta a punto tiene más coste que el valor del piano, incluso haciendo una restauración la pulsación puede quedar muy diferente de los pianos modernos. Dentro de estos pianos antiguos muchos tienen un aspecto exterior que es muy bonito con planchas de madera bellas y con detalles cuidados, y si bien para un uso diario no son adecuados, son decorativos y se pueden poner para que se puedan tocar de vez en cuando. Algunos están bien conservados y pueden tener un poco más de valor, también hay diferencias en tamaños y calidad entre estos pianos. Los pianos antiguos de marcas valoradas (Erard, Broadwood, Steinway…) es mejor dejarlos para expertos y talleres de tiendas que los restauren, sobretodo los pianos de cola.
· En este rango también hay pianos soviéticos de los años 70 (rusos, ucranianos, bielorusos… las marcas son Cherny, Razno, Belarus, Lirika, Etyde, Chaikovsky, Accord, Riga, Ukrania) que es fácil que estén deteriorados ya pero algunos se conservan, y pianos chinos de los años 90 incluso más nuevos (Pearl River, Otto Bach, Steinbach, Symphony, Hsinghai, Amadeus), ambos están en 200-700€, si funcionan pueden servir para casa pero son muy limitados en sonido y dinámicas. Algún piano con unos 40 años de europa del este (alemanes como Zimmermann, Hupfeld, Rönisch, Eisenberg, Geyer, Wilh. Steinmann, Alexander Herrman, Fuchs&Möhr, polacos como Offberg, checos como Petrof, Rösler) se debe mirar su estado pero pueden ser una opción a valorar con un presupuesto limitado, o pianos europeos pequeños también con esos años (alemanes como Hoffmann, Ibach, los Dietmann montados en Suráfrica, ingleses como Kemble, Chappell, Zender, Danemann, franceses como Rameau, Gaveau, italianos como Furstein) que también son una opción si están en buen estado, si son más nuevos su precio es mayor o si son pianos más grandes o que están bien conservados. Y dentro de este rango también está la opción de los pianos coreanos pequeños que suelen ser de los años 90 (Young Chang, Samick, Astor, Hyundai, Maeari, Daewoo Royale, Lauper, Seoul, Handok, Hohner, Horugel) que suelen estar alrededor de 1000€, también tienen un precio un poco mayor cuando son pianos de mayor tamaño, su sonido suele ser chillón pero es muy fácil mejorarlos haciendo una entonación para bajar el brillo. Por último se puede ver algún piano americano (Baldwin, Kimball) pequeño tipo espineta y con bastantes años.

De 1.000 a 2.000 euros.
· Pianos digitales de gama media (Yamaha, Kawai, Casio y Roland).
· Verticales usados de particulares pequeños o con bastantes años de buenas marcas, o relativamente nuevos pero de marcas o modelos de menor calidad. Muchos pianos en esta franja valen para estudiar en casa, pero hay que evitar los que no estén en buen estado. Se pueden encontrar pianos japoneses verticales pequeños (Yamaha, Kawai y sus submarcas, Eterna, Haazen, Hosseschrueders, Kaiser, Kemble, Linden) y también pianos japoneses que son buenos modelos pero tienen más de 30 años pero se conservan bien (por ejemplo los U1 o U3 de Yamaha). Pianos coreanos más grandes que los de la franja anterior (Young Chang y Samick de 130cm). Piano chinos que tienen más calidad y son grandes (algún Kingsburg por ejemplo). Tanto los japoneses como los coreanos y chinos pueden tener un tono demasiado brillante que entonando se puede endulzar mucho. Y también hay algunos pianos europeos con algunos años (menos años que los del rango anterior o mejores modelos, Rameau, Kemble, Zimmermann,…) o que sean pequeños pero que tienen un tono muy agradable (alemanes como Schimmel, W.Hoffmann o los de Alemania del este de la categoría anterior, checos como Petrof, Weinbach, Rösler, August Förster, Bohemia) pueden tener algunos fallos de regulación y reparación pero fáciles de solucionar.

De 2.000 a 3.000 euros.
· Pianos digitales de gama media/alta.
· Pianos verticales usados de particulares de mejores marcas y modelos que en el rango anterior y con menos años. Se pueden encontrar algunos pianos perfectos para el estudio en casa. Las marcas típicas de segunda mano en este rango son buenos modelos de Yamaha, Kawai y Petrof. También las marcas alemanas pero no es habitual por aquí que haya en oferta (Bechstein, Schimmel, Seiler, Sauter, August Förster), también las submarcas de Steinway que tampoco son habituales (Essex y Boston) y las marcas chinas que son muy recientes (Feurich, Baldwin, Brodmann, Wendl&Lung).
· Pianos verticales revisados en tienda de marcas de menor prestigio y con bastantes años.
· Pianos de cola antiguos de particulares (mejor dejarlos para expertos y talleres) y pianos de cola de particulares en mal estado.

De 3.000 a 4.000 euros.
· Pianos verticales usados de particulares de buena marca y modelo, prácticamente nuevos y con poco uso. No son muy frecuentes en la venta de segunda mano. Las marcas serían las mismas del rango anterior (Yamaha, Kawai, Petrof, marcas alemanas, submarcas de Steinway y marcas chinas recientes).
· Pianos verticales revisados o renovados en tienda de marcas con más prestigio (modelos profesionales de Yamaha y Kawai pero con bastantes años).
· Pianos verticales nuevos en tienda de modelos de nivel medio/básico (básicamente los modelos más económicos de Yamaha y Kawai, también marcas como Samick, Feurich).
· Pianos de cola de particulares de marcas de menor prestigio o modelos más pequeños y con unos cuantos años

De 4.000 a 7.000 euros.
· Pianos de cola pequeños o colines de particulares con algunos años pero de buena marca. O pianos de cola más nuevos de marcas de menor rango.
· Pianos verticales revisados o renovados en tienda de nivel alto, modelos profesionales y a mayor precio con muy pocos años.
· Pianos verticales nuevos en tienda de nivel medio (modelos de gama media de Yamaha, Kawai, y también de marcas como Feurich, Baldwin, Hailun).

De 7.000 a 15.000 euros.
· Pianos de cola de particulares de mejores modelos, menos años y en buen estado.
· Pianos verticales nuevos en tienda de nivel profesional (nivel alto de Yamaha y Kawai, o de marcas como Bechstein, Petrof) y verticales de diseño.
· Pianos de cola revisados o renovados en tienda, desde nivel medio a nivel alto.
· Pianos de cola nuevos en tienda de marcas de menor prestigio o modelos más básicos (los colines de Yamaha, Kawai, Feurich, Essex, Samick).

A partir de 15.000 euros.
· Pianos de cola nuevos cada vez mejores y más grandes. En este rango hay diversas marcas de pianos de cola Yamaha, Kawai, Boston, Bechstein, Blüthner, Petrof, Bösendorfer, Pleyel, August Förster, Schulze Pollman, Seiler, Sauter, Schimmel, Baldwin, Brodmann, Estonia, Mason & Hamlin, Perzina, Hailun… Y para precios más altos las marcas de mayor nivel o pianos de concierto, Steinway & Sons, Fazioli, los modelos más altos de Yamaha y Kawai, Bösendorfer, Gotrian, Steingraeber & Sóhne, C.Bechstein, Borgato, Ravenscroft,…
· Pianos de cola de alta gama muy bien restaurados.
· Pianos de cola de diseño.